Beethoven-Liszt: Vom Tode

En el 191 aniversario del fallecimiento del ilustre compositor Ludwig van Beethoven (1770-1827), presentamos la versión de Franz Liszt del lied perteneciente a los Geistliche Lieder titulado Vom Tode ( “Life is passing” / La mort / Della morte), escritos originalmente entre 1801 y 1802 y versionados por el pianista y compositor húngaro en 1840.

vom tode 1ed
Primera edición de la obra para voz y piano (1803).

Sobre un texto de Ch. F. Gellert, Liszt escribe sobre la parte de piano el texto en alemán solo de la primera estrofa del poema, para recrear una atmósfera de honda trascendencia y profunda intensidad.

Vom Tode
Meine Lebenszeit verstreicht,
Stündlich eil ich zu dem Grabe.
Und was ists, das ich vielleicht,
Das ich noch zu leben habe?
Denk, o Mensch, an deinen Tod,
Säume nicht; denn Eins ist noth.
Sobre la muerte
Mi tiempo de vida acaba;
cada hora me apresura hacia la tumba;
¿Y qué será aquello
por lo que aún debo vivir?
¡Piensa, oh hombre, en la muerte!
No te demores, es algo necesario.
vom tode liszt

Inicio de la versión para piano de F. Liszt (1840)

vom tode liszt var

Variación sincopada como segunda parte de la versión de Liszt.

Ludwig van Beethoven murió en Viena en la tarde del 26 de marzo de 1827 en su apartamento en la “Schwarzspanierhaus”. Desde diciembre de 1826, su salud se había deteriorado dramáticamente a pesar de la atención médica intensiva que recibía. De acuerdo con el informe de la autopsia de su médico Johann Wagner, murió de hidropesía como consecuencia de la cirrosis hepática.

Beethoven en el lecho de muerte. Litografía de Joseph Danhauser (1827).

Inmediatamente después de la muerte de Beethoven, sus amigos imprimieron y distribuyeron una tarjeta de invitación para su funeral. Cerca de 20.000 personas, casi la mitad del centro de la ciudad de Viena en ese momento, incluyendo numerosos representantes de la nobleza, llegaron a su última morada el 29 de marzo y acompañaron su ataúd a la Bendición en la Iglesia de la Trinidad. Las escuelas permanecieron cerradas. Los militares tuvieron que intervenir para garantizar un proceso ordenado. Los músicos y artistas más importantes de Viena llevaron el ataúd o lo acompañaron como portador de la antorcha, entre ellos Franz Schubert. Después de la consagración, el cadáver fue enterrado en el cementerio local Währinger, que se encuentra a varios kilómetros de la ciudad. Normalmente, el funeral se solía celebrar a puerta cerrada, como en el caso de Mozart. Pero la situación era bastante diferente con Beethoven: el poeta Franz Grillparzer había escrito una oración fúnebre, que el actor Heinrich Anschütz recitó en la entrada del cementerio ante numerosos dolientes.

10_KB22002BeethLeichenzu

Franz Stöber, Funeral de Beethoven (Beethoven-Haus Bonn, 1827)

Más información: http://www.aski.org/drei-begraebnisse-und-ein-todesfall-beethovens-ende-und-die-erinnerungskultur-seiner-zeit-sonderausstellung-zum-175-todestag-beethovens.html